Edison y su obsesión por crear un mundo de hormigón

El hormigón es una de las tecnologías constructivas que ha sufrido más innovaciones y mejoras a lo largo del tiempo. Con aplicaciones tanto en la prefabricación y en el vertido continuo, este material se ha convertido en un nuevo punto de partida para la aplicación en técnicas de fabricación, desde increíbles formas monolíticas hasta la impresión 3D. 

Cuando Edison se enteró de aquel invento, empezó a obsesionarse con el cemento, quizá una de las obesiones menos conocidas del inquieto inventor. Así pues, Edison constituyó la Edison Portland  Cement Company y construyó una planta gigantesca próxima a Stewartsville, Nueva Jersey. En 1907, Edison eran nada menos que el quinto productor de cemento del mundo.



Así continuó su inquietud y el 13 de agosto de 1908, Edison ideó una casa que podría ser construida con una sola vertida de hormigón.

El molde pretendía crear las escaleras, chimeneas, techos ornamentales, otras decoraciones interiores y accesorios utilizando un único molde de acero fundido. Inicialmente, el diseño estaba destinado a ser producido en masa, con el moldaje creando un número indefinido de casas, pero la ambición y el coste del molde condenaron esta innovación al fracaso - un constructor habría necesitado $175.000 USD en equipos antes de construir incluso una sola casa.
Aun así, la idea se puso en práctica un par de veces. La elección de material resulta en una estructura robusta, higiénica y aunque no tan económica como Edison quería, la antigua patente es notablemente similar en la intención de los edificios de hormigón de impresión 3D o prefabricados de hoy.

Hoy en día, algunas de las viviendas construidas antes de que el método se dejó de utilizar permanecen en pie, incluyendo varios bloques en Phillipsburg, Nueva Jersey, construidos para los trabajadores de la antigua planta de Ingersoll-Rand. Experiencias entre estas casas varían, algunas se describen como claustrofóbicas, mientras que otras tienen un control pasivo del clima, permaneciendo frescas en verano y calientes en invierno.





Fuente: Plataformaarquitectura